¿Cómo son tus heces?

 

¿Sueles mirar tus heces? ¿No? Pues debes saber que es muy importante, ya que sus características te dirán si tu tracto digestivo está sano. El color, el olor, la forma, el tamaño y si se hunde o flota… todo ello es información relevante.

¿Sabes de qué están compuestas? Las heces son aproximadamente 75% agua y el resto es una combinación de fibra, bacterias, células diversas y moco.

ESCALA BRISTOL

La escala de Bristol es una herramienta diseñada para ayudarnos a saber qué tipo de heces hacemos y qué nos dicen sobre nuestro intestino.

Los tipos 1-3 se consideran estreñimiento de varios niveles, los tipos  5-7 representan diferentes niveles de diarrea. Y el tipo 4 se considera  óptimo.

TIPO 1, 2 y 3: ESTREÑIMIENTO

 Tener evacuaciones intestinales que coincidan con los tipos 1, 2 y 3 indica problemas de estreñimiento  que pueden estar causados por:

  • Falta de fibra: Puedes consultar el artículo “Alimenta tu microbiota”
  • Aumento de la permeabilidad intestinal: El revestimiento del intestino es la primera línea de defensa del sistema inmunológico, y cuando esta línea se rompe, el sistema es vulnerable a las partículas y proteínas de alimentos no digeridos que pueden provocar una respuesta inmune, alergias alimentarias o inflamación.

 El aumento crónico de la permeabilidad intestinal puede conducir a una afección llamada «síndrome del intestino permeable», cuyos síntomas se extienden más allá de la excreción anormal.

El intestino delgado está revestido por unas vellosidades que garantizan la absorción de los nutrientes que ingerimos.

Algunos compuestos en los alimentos pueden irritar el revestimiento del intestino delgado y destruir estas vellosidades, reduciendo significativamente la capacidad de absorción de nutrientes.

Sustancias como el gluten, la lactosa, las lectinas (se encuentran en legumbres, cereales, frutos secos, semillas y algunas frutas y verduras) y las saponinas, pueden causar inflamación o dañar el revestimiento intestinal. Por lo general, este daño intestinal se manifiesta en hinchazón. 

  • Presencia de hemorroides o fisuras anales por falta de lubricación-hidratación de las heces, sedentarismo o por utilizar prendas ajustadas.
  • Disbiosis intestinal (alteración de la microbiota): Presta atención si en tus heces hay alimentos no digeridos, si alternas estreñimiento y diarrea, si tienes gases, calambres, hinchazón o heces grasas.
  •  Estrés: Cuando estamos estresados, nuestro sistema nervioso central se comunica con nuestro aparato digestivo y lo ralentiza, es el llamado “eje intestino-cerebro».

Cuando hay estrés, el flujo sanguíneo y la producción de enzimas disminuyen, lo que puede hacer que el sistema gastrointestinal se desacelere.

Otras señales a tener en cuenta son niebla mental, dolor de cabeza, fatiga, insomnio o cambios en el estado de ánimo (depresión).

TIPO 4: ÓPTIMO

Un churro de 15 cm aproximadamente, color marrón claro, toda la superficie más o menos igual, que se hunde siempre.

TIPOS 5, 6 y 7: DIARREA

– Las heces acuosas pueden deberse a una diarrea secretora causada por:

  • Una infección parasitaria, vírica, bacteriana o fúngica
  • Una inflamación intestinal (Enfermedad de Crohn, Colitis Ulcerosa)
  • Enfermedad celíaca: La atrofia de las vellosidades intestinales por la Enfermedad Celíaca provoca heces pastosas y pálidas.
  • Insuficiencia Pancreática: La insuficiencia pancreática provoca unas heces grandes, pastosas y grasas, aquellas que ensucian el wc y que tienes que utilizar la escobilla y limpiarte muchas veces.
  • Toma de laxantes (sulfato de magnesio, supositorios de glicerina…)
  • Toma de antibióticos

En la diarrea secretora la dieta no es el origen del problema, solo mejorarás cuando desinflames el intestino y/o erradiques al patógeno, ya sean bacterias, hongos, parásitos o los virus. Tendrás clarísimo que la diarrea es síntoma de una infección o inflamación porque evacuarás así de mal todos los días, incluso cuando no comas nada.

– Por otro lado podemos experimentar una diarrea osmótica causada por:

  • Un alimento mal absorbido y por lo tanto, evacuarás estas heces poco consistentes, blandas o diarreicas junto con muchos gases o distensión abdominal cuando que comas alimentos como la lactosa, la fructosa o el sorbitol. Lo vimos en el artículo “Qué es la Dieta FODMAP

 

Ahora bien, ¿puede ser que tengas los dos tipos de diarrea a la vez?

Si, puede ocurrir, y es muy habitual que tengas una diarrea secretora por una infección con su consiguiente inflamación intestinal y una disbiosis de la microbiota intestinal que provoca una mala absorción de alimentos con su consiguiente diarrea osmótica, pudiendo ser pues un síntoma de varias enfermedades.

– Por último, puedes hacer heces más blandas o hacer de vientre más a menudo cuando tienes la regla, esto es debido a un exceso de estrógenos.

Por lo tanto, las heces que con frecuencia coinciden con el Tipo 1 o 2 y el Tipo 6 o 7 pueden indicar un problema que debe investigarse con más pruebas y/o con la ayuda de un profesional especializado en salud intestinal.

 

INSPECCIÓN VISUAL:

Además de la información que nos da la escala Bristol, podemos fijarnos en otras características:

FLOTA O SE HUNDE

Si flotan pueden indicar un déficit de bilis o un exceso de estrógenos.

Si se hunden es buena señal.

 

PRESENCIA DE ALIMENTOS NO DIGERIDOS

Encontrar trozos de alimentos no digeridos en las heces, puede indicar que no masticas lo suficiente, ingieres grandes cantidades de líquido mientras comes, comes demasiado rápido o que consumes alimentos difíciles de digerir (semillas, frutos secos, cereales o ciertas frutas y verduras).

Pero también pueden sugerir inflamación intestinal, absorción deficiente, bajo contenido de ácido clorhídrico en el estómago, una deficiencia en la excreción de enzimas en el páncreas o problemas subyacentes más importantes.

 

COLOR

Las heces sanas deben ser de color marrón. Si las heces son sanguinolentas, o son frecuentemente de un color diferente sin una conexión lógica con los alimentos que estás comiendo, podría estar sucediendo algo.

OLOR

Las heces huelen por varias razones. Si comes muchos alimentos fermentables, fructosa y proteínas animales, probablemente el olor será bastante potente.

Otra causa común es la malabsorción. La enfermedad celíaca, diversos trastornos inflamatorios intestinales como la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa, la alergia y sensibilidad alimentaria son posibles causas de malabsorción.

 

 

FRECUENCIA Y TIEMPO DE EVACUACIÓN

La evacuación debe ser bastante rápida y a diario si tus heces son saludables. El proceso debe ser relativamente rápido e indoloro, y si sientes incomodidad, tensión y estás varios días sin evacuar puede que esté pasando algo.

SIGNOS DE ALARMA:

Debes acudir al especialista inmediatamente si hay:

  • Fiebre y heces anormales
  • Exceso de mucosidad o pus en las heces
  • Sangre en las heces (hemorroides, fisura, colitis, Crohn, diverticulitis, cáncer)
  • Color negro en las heces
  • Diarrea durante más de tres días

 

SÍNTOMAS A TENER EN CUENTA:

Hipócrates decía “Toda enfermedad comienza en el intestino” y es que el estado de nuestra microbiota influye en todos los sistemas del cuerpo (Endocrino, Músculo-Esquelético, Inmune, Circulatorio, Linfático, Nervioso, Digestivo, Excretor, Respiratorio, Reproductor y Tegumentario (piel, uñas y cabello)).

Otra forma sencilla de saber si podríamos tener algún trastorno intestinal es buscar síntomas que sugieran una salud digestiva anormal.

¿Experimentas alguno o varios de los siguientes síntomas?

  • Gas, hinchazón y eructos después de las comidas
  • Gases malolientes
  • Heces sueltas frecuentes
  • Alteración de estreñimiento y diarrea
  • Comida sin digerir en las heces
  • Indigestión, acidez estomacal o ardores
  • Digestiones pesadas o lentas
  • Pinchazos
  • Náuseas
  • Mal aliento
  • Sensibilidad alimentaria crónica
  • Moco excesivo en las heces
  • Dolor o esfuerzo al defecar
  • Parásitos intestinales (pueden dar síntomas como picor en el ano, cansancio/apatía, pérdida de peso, bruxismo, picores o rojeces en la piel, dolores de estómago, gases…)

 

CONSEJOS

Entonces, ¿qué debemos hacer si nuestra salud intestinal no es del todo buena?

  • Come despacio, notando como masticas y ensalivas.
  • Gestiona el estrés, emociones y preocupaciones. Busca algo de tiempo en tu día para relajarte.
  • Máximo 1 vasito de agua o infusión de hinojo/anís/comino/jengibre antes de las comidas. Nunca después, diluirías demasiado los jugos gástricos.
  • No te tumbes después de las comidas. La siesta debe hacerse estando sentado; o esperarse al menos una hora y media.
  • Escoge productos ecológicos de calidad siempre que puedas.
  • Evita alimentos crudos, especialmente en la cena.
  • Un buen consejo para empezar el día ayudando a tu intestino es tomar una infusión agua, limón y un poquito de jengibre. También puedes tomar una cucharadita de aceite de oliva en ayunas.
  • Bebe entre 6 y 8 vasos de agua/infusión/caldo al día, separados, y tomándolos poco a poco.
  • Al menos 2 raciones al día de verduras.
  • Controla el exceso de lácteos, azúcares, proteínas animales y estimulantes.
  • Es posible que con estas medidas no mejores, si es así, deberías hacerte algunas pruebas diagnósticas para encontrar la raíz del problema y buscar asesoramiento por parte de un profesional actualizado.

 

 

*Puedes descargarte de forma gratuita mi E-book

“Recupera Tu Salud en 5 Pasos”

http://www.wholefoodandcook.com/recupera-tu-salud-en-cinco-pasos/

¡Empieza a cuidar tu Salud Digestiva!

Nos vemos en Instagram  y Facebook! Descubre mis asesorías privadas.

IMPORTANTE: Este artículo tiene como única finalidad poner a tu disposición información general sobre cuestiones relativas a la salud, la nutrición y el estilo de vida.En ningún caso, la información y los consejos propuestos en él sustituyen una consulta, visita o diagnóstico y no debes, bajo ningún caso, utilizar la información obtenida para determinar un tratamiento o toma y/o cese de medicamentos sin antes consultar con tu médico de cabecera o un especialista.

 

Patricia MartínFundadora Whole Food&Cook
Fisioterapeuta y Técnico Superior en Dietética en proceso
Nutrición Clínica – Coaching  Nutricional y de Salud
info@wholefoodandcook.com www.wholefoodandcook.com