Las grasas son uno de los tres macronutrientes (grasas, carbohidratos y proteínas). La grasa de calidad y natural es vital para procesos corporales como la digestión (ayuda a que nuestro cuerpo absorba correctamente las vitaminas y minerales), el transporte, la conversión (activación de hormonas y función inmune) y la extracción de energía, es la principal fuente de energía almacenada de nuestro cuerpo.

 

TIPOS DE GRASAS

Se distinguen dos tipos principales de grasas:

Grasas insaturadas: formadas principalmente por ácidos grasos insaturados, y que se dividen a su vez en:

  • Grasas monoinsaturadas: Se encuentran en alimentos como aceite de oliva, aguacate y frutos secos crudos.

El aceite de oliva es mejor tomarlo en crudo, y recuerda, debe ser aceite de oliva virgen extra.

aceite-whole food&cook

El aguacate nos aporta muchísimas vitaminas y minerales, como el magnesio, el hierro y el fósforo.

  • Grasas poliinsaturadas:Proceden de fuentes animales (pescados azules: salmón, atún, sardinas…) y vegetales (aceite de girasol, maíz, soja…) Las grasas vegetales se oxidan fácilmente, especialmente a altas temperaturas, por lo que no deben utilizarse para cocinar!

Grasas saturadas: Este tipo de grasa ha sido castigada por la industria por su alto contenido en colesterol. Gracias a los últimos estudios científicos, hoy sabemos que no hay relación entre la ingesta de colesterol y las enfermedades cardiovasculares.

Una de las grandes ventajas de las grasas saturadas es que son estables a altas temperaturas, y por tanto son ideales para cocinar. No tengas miedo de cocinar con mantequilla, ghee o grasa de cerdo. También puedes utilizar aceite de coco, muy bueno para la salud, ideal para regular el metabolismo y el nivel de colesterol entre otros muchos beneficios.

 ¿CUÁNTA GRASA SE DEBE COMER?

Algo así como 30-50% de tu ingesta calórica debe provenir de grasas saludables. Asegúrate de que cada comida incluya al menos uno de los siguientes:

  • Un alimento animal naturalmente graso (por ejemplo, tocino, panceta de cerdo, carne de pasto o de caza, aves criadas en libertad, huevos y pescado salvaje…)
  • Al menos 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, mantequilla o ghee.
  • Una porción alternativa de grasa como, por ejemplo, aguacate, aceitunas, coco o leche de coco.

Come grasas, no les tengas miedo, son buenas para ti, tu salud te lo agradecerá!