Todo sobre la histamina

Todo sobre la Histamina

En días anteriores hemos visto la importancia de nuestra salud intestinal para mantener los síntomas de la alergia controlados, hoy hablaremos sobre la histamina, qué causa su intolerancia y qué alimentos debemos tener en cuenta.

¿Qué es la intolerancia a la histamina?

La histamina se produce de forma natural en el cuerpo y desencadena la respuesta inflamatoria en ciertos tejidos del cuerpo.

Los principales tejidos del cuerpo que liberan histamina son la nariz, la boca, el tracto gastrointenstinal, los vasos sanguíneos y el cerebro. Los niveles de histamina también se ven afectados por hormonas como el estrógeno y el cortisol.

La histamina no solo es producida por el cuerpo, también está presente en diversos grados en los alimentos que comemos.

Normalmente, el cuerpo tiene una enzima que se ocupa de la descomposición de la histamina y contrarresta la acumulación de histamina. Su nombre es diamina oxidasa o DAO, y otra enzima, la histamina-N-metil transferasa, se ocupa de la degradación de la histamina dentro de las células.

El lugar principal en el que DAO realiza sus tareas es en el intestino y el torrente sanguíneo, y si el metabolismo de la histamina es defectuoso, generalmente debido a niveles reducidos de DAO, pueden surgir problemas.

Los síntomas de la intolerancia a la histamina pueden variar desde síntomas relacionados con las alergias estacionales (rinitis, picor de ojos, estornudos…) problemas del tracto gastrointestinal (cólicos, diarrea, etc.) hasta la piel (eccemas, urticaria, etc.), dolores de cabeza, mareos, síntomas cardiovasculares como arritmia e incluso dismenorrea en las mujeres.

 

Todo sobre la histamina

¿Qué causa la intolerancia a la histamina?

 Si experimentas síntomas relacionados con la intolerancia a la histamina (picor, hinchazón, erupciones, urticaria, picor de nariz y ojos, estornudos, rinitis, sibilancias, tos, diarrea, dolor de cabeza…) es importante conocer las posibles causas, ya que el tratamiento a veces puede resolver el problema o al menos hacerlo más manejable.

Estas son algunas de las causas principales a tener en cuenta:

  • SIBO (sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado): puede ser una causa subyacente de intolerancia a la histamina debido al crecimiento excesivo de bacterias que producen exceso de histamina de alimentos no digeridos.
    Genética: además del componente genético de la metilación, algunas personas tienen mutaciones en las enzimas que degradan la histamina (como el óxido de diamina o DAO). Una menor actividad enzimática significa que es probable que estas personas toleren menos histamina que la población general.
    Medicamentos: algunos medicamentos, como los relajantes musculares, analgésicos, antihipertensivos, diuréticos, antidepresivos o antibióticos, inhiben la actividad de la enzima DAO y pueden causar síntomas de intolerancia a la histamina.
    • Parásitos intestinales
    • Intestino permeable
    • SII
    • Enfermedad celíaca

    Deficiencias de vitaminas como B6 y C (cofactores necesarios para que DAO funcione)

La nicotina y el alcohol también inhiben la actividad de DAO y tanto el vino como la cerveza contienen niveles significativos de histamina (el vino tinto es especialmente alto).

Si crees que estás sufriendo de intolerancia a la histamina, modificar la dieta y excluir o minimizar estos alimentos puede ayudar a reducir los síntomas, y la reintroducción cuidadosa puede ayudar a determinar tu umbral de tolerancia.

 Alimentos Altos en Histamina:

  • Bebidas alcohólicas (especialmente cerveza y vino tinto)
    • Quesos de vaca frescos y curados
    • Fruta seca y frutos secos
    • Alimentos fermentados (chucrut, kombucha, kéfir, yogurt)
    • Productos cárnicos curados o procesados
    • Ahumados
    • Mariscos
    • Alimentos que contienen vinagre (encurtidos, aceitunas)
    • Verduras como berenjenas, espinacas, pimientos y tomates
    • Aguacate
    • Cítricos, Plátanos, Fresas, Frambuesas, Papaya, Piña
    • Chocolate
    • Huevos
    • Pescado azul en conserva
    • Leche
    • Setas no frescas
    • Trigo
    • Azúcares refinados y artificiales
    • Soja y todos sus derivados

Pero no desesperes, a continuación te indico los Alimentos Bajos en Histamina que puedes tomar con total tranquilidad:

– Debes evitar el cerdo, pero puedes comer cordero, ternera, conejo, jabalí, pollo, pavo…
– Los lácteos de vaca no son aconsejables, pero puedes tomar de oveja y cabra
– Pescado blanco fresco (lenguado, rape, merluza, bacalao, calamares, pulpo, sepia, dorada, lubina…)
– Muchas verduras como lechuga, endivias, escarola, canónigos, rúcula, coliflor, brócoli, alcachofas, zanahorias, boniato, pepino, ajo, cebolla, puerro, calabacín, calabaza, espárragos, remolacha, judía, nabos, rabanitos, apio…
– Nada de trigo pero puedes comer quinoa, trigo sarraceno, arroz y espelta
– Manzana, pera, mango, coco, melón, sandía, arándanos, moras, cerezas, albaricoque, melocotón, nectarinas…

Ve con esta lista a la compra y verás como no es tan difícil prescindir de la histamina unas semanas!