¿Alergia en otoño? ¿Pero no era en primavera?

 

Es cierto que la mayoría de plantas están en floración en primavera y es entonces cuando hay más problemas de alergia desencadenados (que no originados) por el polen que hay en el ambiente, pero en otoño, además de que hay una alta incidencia de polinización de algunas plantas (artemisa, urticaceae, ciprés…), hay una mayor exposición a los ácaros y a las esporas del moho debido a la humedad típica de esta época.

Algunos de los síntomas alérgicos que podemos padecer en esta época son: lagrimeo, picazón en los ojos, secreción y congestión nasal, irritación y dolor de garganta, excesiva acumulación de mucosidad, niebla mental, fatiga, irritabilidad, asma, dermatitis atópica…

Ahora bien, ¿Qué causa la alergia?

Hemos hablado de los factores que la desencadenan pero no de los que la originan que son:

  • Genética
  • Salud digestiva
  • Hábitos de alimentación
  • pH gástrico
  • Parásitos
  • Estrés

Como vimos en este artículo cambiar la salud intestinal puede cambiar las reacciones alérgicas y debemos plantearnos qué ha pasado para alterar nuestro equilibrio intestinal e inmune.

Si reflexionamos un poco observaremos que en otoño coinciden dos elementos importantes que afectan a nuestra salud:

  • Alimentación inadecuada: Hemos comido lo que nos ha dado la gana en verano y eso ha alterado nuestra microbiota intestinal.
  • Estado psicoemocional: La vuelta a la rutina requiere una adaptación y es posible que tengamos momentos de estrés, ansiedad, incertidumbre… y sabemos que las emociones afectan de forma directa a nuestra microbiota.

 

 

¿Cómo trataremos la alergia?

Los tratamientos médicos más frecuentes para las alergias estacionales son descongestionantes, inhaladores y antihistamínicos, pero ninguno de estos medicamentos se dirige a la “causa raíz” de nuestra alergia, solo “calman” los síntomas.

Ciertos cambios en la dieta y de estilo de vida pueden desempeñar un papel importante para mitigar, controlar e incluso suprimir nuestros síntomas, ya que reducen la inflamación y regulan la respuesta inmune del cuerpo pudiendo mejorar el asma y las alergias sin efectos secundarios dañinos.

Un enfoque integral para controlar las alergias estacionales involucra muchas áreas en las que se pueden tomar medidas.
¡Vamos a verlas!

1. Alimentación

La alimentación es un factor al que nos exponemos diariamente, y por lo tanto, la posibilidad de que sea un factor determinante en la aparición de síntomas respiratorios debe ser evaluada y tenida en cuenta en el tratamiento.

Tener una alimentación adecuada que respalde la salud digestiva y la integridad de nuestro intestino ayuda a regular nuestro sistema inmunológico. Incluir alimentos que son antiinflamatorios y eliminar aquellos que son desencadenantes de la inflamación nos ayudan a fortalecer el sistema inmune y a reducir esas reacciones alérgicas estacionales tanto a corto como a largo plazo.

  • Evitaremos los productos refinados y procesados
  • Evitaremos los lácteos
  • Evitaremos el gluten y cereales
  • Eliminaremos el azúcar
  • Comeremos alimentos ricos en fibra prebiótica (tubérculos, plátano verde)
  • Incluiremos alimentos ricos en quercetina que es un bioflavonoide y un potente antihistamínico natural. Encontramos quercetina en las manzanas, uvas rojas, cebolla morada…
  • Incorporaremos alimentos fermentados y vísceras de carne de pasto
  • Aumentaremos la ingesta de grasas omega-3 (pescados grasos como el salmón salvaje, la caballa o las sardinas)
  •  Tomaremos caldo de huesos con frecuencia. Tienes mi receta en este enlace.

 

 

2. Fisioterapia Respiratoria y Agua de Mar

Es importantísimo limpiar la nariz cada día, para retirar los contaminantes del aire y los microorganismos que se acumulan en él, sobre todo, en los espacios cerrados.

Lavarnos las fosas nasales con agua de mar nos ayudará a conservar la mucosa nasal sana y preparada para defendernos.

El agua de mar tiene un efecto hidratante, antimicrobiano y antiinflamatorio sobre la mucosa respiratoria:

  • Refuerza la función defensiva de las mucosas respiratorias y mejora el drenaje lacrimal.
  • Actúa contra los resfriados, la gripe y la faringitis.
  • Mitiga la respuesta alérgica por desensibilización de las mucosas.
  • Contribuye a evitar la otitis.
  • Mejora las funciones auditiva, olfativa y gustativa.

Antes de tratar de forma convencional los problemas respiratorios con antibióticos, antitusígenos, mucolíticos y broncodilatadores, ¿por qué no acudir a un profesional de la fisioterapia respiratoria y ayudarnos de la nutrición y suplementación específicas?

3. Mejora el aire de tu hogar

 Aromaterapia

El aceite esencial de eucalipto radiata, ravintsara, cayeput, saro y/o el de tomillo pueden agregarse al agua para aliviar los síntomas de congestión y malestar en las vías respiratorias superiores. Puedes utilizarlos con la ayuda de un nebulizador.

Purificadores de aire, Humidificadores, Deshumidificadores asma y alergias

Un aire demasiado seco, con demasiada humedad  o cargado de partículas como ácaros, polen o esporas, puede agudizar los problemas respiratorios. Si solemos tener las mucosas resecas, faringitis, asma o alergias puede ser interesante informarnos sobre ello.

 

4. Estrés

 Si no manejamos el estés, minaremos por completo todos los otros cambios positivos que hayamos realizado.

El estrés crónico afecta a la salud de varias maneras, incluyendo la inflamación sistémica y el deterioro de las  funciones inmunes.

El estrés crónico se maneja mejor reduciendo los estresores y aumentando la resiliencia. Algunas actividades que aumentan la resistencia incluyen yoga, meditación, contacto con la naturaleza, reír o tener relaciones sociales sanas, y dormir lo suficiente puede ser la mejor herramienta para reducir los efectos de los estresores psicológicos.

La forma en que nuestro cuerpo responde al estrés crónico también se ve afectada por la dieta. Los estudios han demostrado que una deficiencia en ácidos grasos omega-3 exagera las respuestas al estrés.

Debemos pedir ayuda si lo necesitamos, aprender a decir “no”, movernos, mimarnos, tomar menos café, dormir más y comer mejor.

Nos vemos en Instagram  y Facebook! Descubre mis asesorías privadas.

IMPORTANTE: Este artículo tiene como única finalidad poner a tu disposición información general sobre cuestiones relativas a la salud, la nutrición y el estilo de vida.En ningún caso, la información y los consejos propuestos en él sustituyen una consulta, visita o diagnóstico y no debes, bajo ningún caso, utilizar la información obtenida para determinar un tratamiento o toma y/o cese de medicamentos sin antes consultar con tu médico de cabecera o un especialista.

 

Patricia MartínFundadora Whole Food&Cook
Fisioterapeuta y Técnico Superior en Dietética en proceso
Nutrición Clínica – Coaching  Nutricional y de Salud
info@wholefoodandcook.com www.wholefoodandcook.com